Saltar al contenido

Trastornos Psicosomáticos: Trastorno dismórfico corporal

Trastorno dismórfico corporal

Las personas con este trastorno presentan gran preocupación con algún pequeño defecto físico ya sea real o imaginario. De existir dicho defecto la persona experimenta preocupación y ansiedad excesiva, ya que lo que ven lo perciben de un modo exagerado.

Veamos un ejemplo:

Una nariz grande, aunque normal, puede ser percibido por la persona que padece este trastorno como enormemente desproporcionada y provocar tal malestar emocional y rechazo en ella.

Estas personas suelen ser muy inseguras,  sensibles, obsesivas, ansiosas, narcisistas, introvertidas y con rasgos hipocondríacos.

Debido a su excesiva preocupación ven afectado su funcionamiento en el ambito laboral, los estudios, las relaciones y otras áreas de la vida cotidiana. Pasan muchas horas pensando en su supuesto defecto y mirándose al espejo o bien evitan completamente los espejos (o alternan entre ambos comportamientos). Pueden evitar aparecer en público e incluso ir a trabajar. Otros salen de casa sólo de noche o incluso pueden llegar a no salir en absoluto, lo cual dará lugar a aislamiento social. Algunos han intentado suicidarse.

TE PUEDE INTERESAR  Psicología infantil Niños Hiperactivos cómo tratarlos

Las principales áreas corporales de preocupación son piel, cara, acné, genitales, arrugas, dientes, pecho, nalgas, cicatrices, pelo fino, asimetría facial, bello facial excesivo, labios, nariz, etc. En los hombres la preocupación principal suele centrarse en los genitales, mientras que las mujeres suelen preocuparse más con su cara, pelo y pecho. No suelen revelar lo que les pasa debido a que se sienten avergonzados y, como mucho, dicen que se consideran feos en un sentido general, sin especificar el motivo.

TE PUEDE INTERESAR  Trastorno bipolar, guía de práctica clínica

Este trastorno suele comenzar en la adolescencia e ir disminuyendo con la edad, aunque en ocasiones puede volverse crónico.

Trastorno de conversión

Se trata de uno o más síntomas que afectan al funcionamiento sensorial o motor y que asemejan una enfermedad neurológica pero que no pueden ser explicados mediante ninguna enfermedad física. Su aparición suele estar asociada a algún acontecimiento estresante. Seguir leyendo…….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.