Saltar al contenido

Trastornos psiquiátricos en niños y adolescentes guía de tratamiento psicológico

Guía clínica para el tratamiento psicológico de trastornos psiquiátricos en niños y adolescentes

Por lo general, asumimos que la niñez y la adolescencia son dos de las mejores etapas de la vida, de felicidad y despreocupación, sin embargo; aproximadamente el 20% de los niños y adolescentes padece de uno o más trastornos mentales diagnosticables.

Muchos de estos trastornos pueden considerarse como exageraciones o distorsiones de comportamientos y emociones normales.

EL temperamento de los niños y los adolescentes varían al igual que en los adultos. Algunos son tímidos y reticentes; otros son socialmente exuberantes.

Algunos son metódicos y cautelosos; otros son impulsivos y descuidados. Si un niño tiene un comportamiento típico o si tiene un trastorno, este puede determinarse por el deterioro y el grado de angustia relacionado con los síntomas.

Veamos un ejemplo, una niña de 12 años de edad puede estar asustada por el hecho de entregar un informe del libro que dejo de tarea la maestra, delante de toda la clase.

Este temor sería visto como un trastorno de ansiedad social, sólo si los temores de la niña fueran lo suficientemente severos pata generar en ella angustia y evasión significativa.

Hay mucha superposición entre los síntomas de muchos trastornos y las conductas y emociones desafiantes de los niños normales.

Por lo tanto, muchas estrategias útiles para la gestión de problemas de comportamiento en niños, también se pueden utilizar en niños que tienen trastornos mentales.

TE PUEDE INTERESAR  Amputación consecuencias psicológicas

Además, la gestión adecuada de los problemas de comportamiento de la niñez puede disminuir el riesgo de que los niños vulnerables temperamentalmente desarrollen un trastorno completo.

También, tratamiento eficaz de algunos trastornos (por ejemplo, ansiedad) durante la infancia puede disminuir el riesgo de trastornos del humor más adelante en la vida.

Trastornos mentales más comunes de la niñez y la adolescencia

  • Los trastornos de ansiedad
  • Los trastornos relacionados con el estrés
  • Trastornos del humor
  • Trastorno obsesivo compulsivo
  • Trastornos conductuales disruptivos (p. ej., trastorno por déficit de atención e hiperactividad [TDAH], trastorno de conducta y trastorno Oposicional desafiante)

La esquizofrenia y los trastornos relacionados son mucho menos comunes.

Los niños y adolescentes en ocasiones tienen síntomas y problemas que cortan a través de los límites de diagnóstico. Por ejemplo,  el 25% de los niños con TDAH también tiene un trastorno de ansiedad, y el 25% cumple con los criterios para un trastorno del estado de ánimo.

Evaluación

La evaluación de las quejas o síntomas mentales en niños y adolescentes difiere de la de los adultos de 3 maneras importantes:

El contexto del desarrollo es críticamente importante en los niños. Los comportamientos que son normales a una edad temprana pueden indicar un trastorno mental grave a una edad más avanzada.

Los niños existen en el contexto de un sistema familiar, y ese sistema tiene un efecto profundo en los síntomas y comportamientos de los niños; los niños normales que viven en una familia preocupada por la violencia doméstica y el abuso de sustancias pueden parecer superficialmente que tienen uno o más trastornos mentales.

TE PUEDE INTERESAR  Tratamiento psicológico del trastorno de pánico y agorafobia

Los niños a menudo no tienen la sofisticación cognitiva y lingüística necesaria para describir con precisión sus síntomas. Por lo tanto, el clínico debe depender en gran medida de la observación directa, corroborado por las observaciones de otras personas, como los padres y maestros.

En muchos casos, los problemas de desarrollo y comportamiento (por ejemplo, el progreso académico deficiente, los retrasos en la adquisición del lenguaje, los déficits en habilidades sociales) son difíciles de distinguir de los que se deben a un trastorno mental.

En tales casos, el desarrollo formal y las pruebas neuropsicológicas deben formar parte del proceso de evaluación.

Debido a estos factores, la evaluación de los niños con un trastorno mental es típicamente más compleja que la de los adultos. Sin embargo, la mayoría de los casos no son severos y pueden ser manejados competentemente por un profesional de atención primaria debidamente entrenado.

Sin embargo, los casos inciertos o severos se gestionan mejor en consulta con un psiquiatra de niños y adolescentes.

En el siguiente documento para descargar gratis ponemos a su alcance una completa Guía clínica para el tratamiento psicológico de trastornos psiquiátricos en niños y adolescentes

Comparte para descargar el PDFimage/svg+xml
Comparte en tus redes sociales para desbloquear el contenido