Saltar al contenido

Videojuegos accesibles niño de 11 años crea videojuego para abuela ciega

Niño de 11 años crea videojuego para abuela ciega

Todo fanático de los videojuegos sabe que una de las mayores diversiones que estos nos da es la de compartir con amigos y familiares, esto lo sabe muy bien Dylan Viale, un jniño de 11 años de California, creador de un juego que nace de la necesidad compartir cosas con la familia.

Este ingenioso jovencito que que asiste a quinto de primaria aprendió a utilizar una pequeña utilidad llamada Gamemaker, la cual permite crear tus propios juegos, y ha creado uno que lo ha lanzado a la fama en internet. Porque no lo ha hecho para presumir delante de sus amigos, sino para tener algo con lo que pueda jugar su abuela que perdió la visión hace décadas.

El niño siempre ha estado muy unido a su “yaya” Sherry, con la que ha pasado siempre mucho tiempo, es así que su motivación principal para aprender a manejar el juego siempre fue “¿cómo puedo crear algo que ella también disfrute?”.

Así en sus ratos libres creó el videojuego Quacky’s Quest.

En él, controlamos a Quacky, un pato con pinta extraña que su padre creó en preescolar para dar un toque personal a sus apuntes: una vieja broma familiar. El palmípedo tiene que recorrer diferentes laberintos para encontrar un huevo de oro. Bastante tradicional, claro. La cuestión es cómo hacer que algo así sea divertido para un ciego.

TE PUEDE INTERESAR  Cortometraje sobre autismo : Mi hermanito de la luna

El pequeño averiguó rápidamente que tenía que utilizar el sonido como principal arma. Para ello, llenó el laberinto de diamantes, que emiten un ruido similar al de una caja registradora cuando pasas por encima. Para los muros, puso un sonido profundo e incómodo, indicando que por ahí no podemos avanzar.

Unos murciélagos y cartuchos de dinamita le daban un toquecito de dificultad, cada uno con su propio ruidito asociado. La clave estaba en cómo hacer que, cuando no hay diamantes, la mujer pudiera orientarse, ya que no había ruido ninguno.

Tras mucho pensar y pedir ayuda en los tablones y foros, llegó a una sencilla solución: no se puede retroceder. Si se intenta, se escucha un sonido negativo. Tan simple como eso. Con esta idea, según dice su padre, la abuela Sherry conseguía navegar por el laberinto con mucha rapidez.

TE PUEDE INTERESAR  Videojuegos accesibles Mini Futbol

El jovencito pasó un mes trasteando con el jueguecito hasta que lo dejó a su gusto, y al de la abuela claro. Finalmente, decidió presentarlo a la feria de ciencias de su colegio. Y ganó el primer premio. El niño ha comenzado a plantearse la posibilidad de convertirse en diseñador de juegos, aunque como todos los pequeños, aún no tiene claro cómo será su futuro.
Por lo que comentan, una cosa curiosa es que los jugadores ciegos juegan mucho más rápido y puntúan mucho mejor que aquellos que disponen de visión. “No están tan en contacto con el sonido. No confían en el sonido tanto como un ciego podría hacer, o como hace una persona que no está familiarizado con el sonido”.

Quacky’s Quest se ha convertido en un pequeño éxito en el colegio de Dylan. Y también dentro de la industria y en Internet, donde muchos ya han señalado como es posible que apenas existan juegos para invidentes, pidiendo que se prioricen otros sentidos antes que la vista. Es la naturaleza de la bestia.

Fuente: cookingideas.es