Saltar al contenido

“choking game” (juego de la asfixia) pone en riesgo a niños, adolescentes y puede causar discapacidad

Choking game: un juego que pone en riesgo a niños y adolescentes 

 

Universidad Andrés Bello

Esta especie de “entretenimiento” ya ha generado decenas de muertos en Estados Unidos, Francia y Argentina por asfixia. La Dra. Carolina Herrera, especialista broncopulmonar y académica de la Universidad Andrés Bello, detalla los riesgos para quienes lo practiquen.


Ahogarse hasta perder el conocimiento es el nuevo “juego de entretenimiento” denominado “choking game” (juego de la asfixia), que se ha popularizado y publicitado por Internet. De acuerdo a sus seguidores se trataría de una especie de “droga natural”, ideada especialmente por niños y adolescentes que buscan alterar sus sensaciones.

Este año se han registrado 37 muertes por este juego en Estados Unidos, diez casos en Francia y ocho en Argentina. En Chile esta tendencia ya se está conociendo, especialmente por imágenes que se observan en la Web, aunque aún no se registran muertes por este inusual entretenimiento.

TE PUEDE INTERESAR  MIsión Manuela Espejo ayuda a personas con discapacidad

La doctora Carolina Herrera, especialista broncopulmonar y académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Andrés Bello, explica que este tipo de juego no sólo puede llevar a la muerte, sino que también a generar discapacidad de por vida, puesto que se bloquean las arterias que llevan oxígeno al cerebro, debido a que el “juego” trata, justamente, de estrangularse a sí mismo o a otro compañero.

Daño irreparable

Según la vicepresidenta de la Sociedad Chilena de Enfermedades Respiratorias, el “choking game” consiste en “comprimir las arterias del cuello, deteniendo el flujo sanguíneo produciendo una brusca caída de la oxigenación cerebral, cuya gravedad está directamente relacionada con el período de hipoxia cerebral, con consecuencias potencialmente mortales. Esto se puede asemejar a caerse en una piscina y ahogarse”, advierte la doctora Carolina Herrera.

TE PUEDE INTERESAR  Instalarán mesa regional por la participación y desarrollo de discapacitados en Lambayeque

La especialista afirma que “nadie puede determinar cuan dañado o con qué secuelas puede quedar un niño o adolescente, ya que puede tener un trastorno previo que lo predisponga, por ejemplo, a una mayor vulnerabilidad de su cerebro. Existe la posibilidad de que los que lo practiquen queden con un bloqueo en el funcionamiento del cerebro y que luego sean incapaces de poder desenvolverse normalmente en la vida sin ayuda”.

Fuente: Universidad Andrés Bello