Saltar al contenido

“Roly” – Robot que enseña a jóvenes discapacitados a manejar silla de ruedas

Responde al nombre ‘Roly’ y es un robot que se encargara de enseñar el manejo de la silla de ruedas a jóvenes con discapacidad. Cuenta con un joystick ‘inteligente’ y los jóvenes discapacitados mientras siguen al robot ejercitan y desarrollan sus habilidades de conducción que necesitan.

‘Roly’ fué creado por un grupo de expertos de la Universidad de California (Irvine, EEU), y aún está en su face experimental.

“Para reducir el coste y mejorar el acceso a los entrenamientos, hemos desarrollado un sistema de silla de ruedas controlado de manera robótica en el que los niños con discapacidad pueden desarrollar de forma segura habilidades de conducción, siguiendo su propio ritmo y con una asistencia mínima”, recalcan los padres de la criatura.

TE PUEDE INTERESAR  Silla de ruedas dirigida por el cerebro

Tras probarlo en adultos, los investigadores, dirigidos por David J. Reinkensmeyer, decidieron demostrar su utilidad en niños. Para ello, eligieron a 22 pequeños sanos a los que se les pidió moverse en silla de ruedas, con o sin el robot.

El grupo que sí contó con la ayuda de ‘Roly’ mostró una mayor pericia para aprender a conducir la silla. La prueba consistió en seguir una línea trazada en el suelo e intentar ‘atrapar’ al robot que se desplazaba por delante. Cada vez que lo conseguían, éste se ponía a ‘bailar’ y sonaba una música como recompensa.

Para moverse, los participantes emplearon un joystick que primero les enseñaba el movimiento que debían hacer y que, según fueron cometiendo menos errores, les fue dando más autonomía.

TE PUEDE INTERESAR  Daño cerebral guía para familiares

El equipo de la universidad estadounidense también probó esta tecnología con una niña de ocho años que sufría parálisis cerebral. Durante esta sesión de entrenamiento, los resultados también fueron positivos: “Mejoró sus habilidades de conducción […] en un porcentaje incluso mayor que el de los pequeños sin problemas motores”.

Además de quienes tienen, otros niños podrían beneficiarse de este tipo de tecnologías, como aquellos con daño medular, esclerosis múltiple o que sufren las consecuencias de un infarto cerebral.

Fuente: El Mundo.es