Saltar al contenido

Maltrato a personas con discapacidad y ancianos en transportes públicos de México

Personas con discapacidad y gente de edad avanzada son maltratados por el transporte público en México

Las personas con discapacidad al igual que las personas mayores, sufren una serie de maltratos en el transporte público. Este hecho ha generado cientos de quejas por parte de los afectados, la Dirección de Transporte Público señala que se ha generado un aproximado aproximado de 400 mil 794 pesos en multas a conductores en la actual administración.

La presidenta de los Consejos del Adulto Mayor del Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Sara Ortiz, hizo saber que el maltrato empieza desde que los choferes ignoran a quienes hacen la señlal de parada al verlos con bastón, sillas de ruedas o andador.

“Es la queja más común, ahí tienes a los adultos mayores esperando a que pase algún chofer que se digne a subirlos. Una vez, saliendo de la reunión del Consejo de Santa Rosa, me encontré a una de las participantes que me dijo que ya llevaba una hora sin que ninguna unidad de transporte la recogiera”, relató.

Entre otros reclamos está el que la gente no respeta los primero cuatro asientos de los camiones, que son exclusivos para los grupos vulnerables como lo son los mayores de 60 años y las personas con discapacidad.

“Lo peor es que los choferes lo permiten, y mas, cuando la persona se sube y no esperan a que tome asiento, en vez de eso le aceleran”, dijo.

Mencionó que incluso, en uno de los Consejos se entrevistó con una mujer que se lastimó al tropezar en la unidad, pues el conductor arrancó sin esperar a que tomara asiento.

TE PUEDE INTERESAR  Perú - Congreso aprueba norma en favor de discapacitados de las Fuerzas Armadas y Policiales

Estos casos y la situación del maltrato en general fueron discutidos ayer en la reunión de los coordinadores de los Consejos en el Instituto Nacional de las Bellas Artes (INBA).

“También está el caso de una de nuestras compañeras, que se subió a la ruta, mostró su tarjeta del INAPAM (Instituto Nacional Para el Adulto Mayor) e intentó pagar sus 3 pesos, pero al chofer se le hizo muy poco y le aventó las monedas en la cara”, dijo.

A ello se le suma el lenguaje soez y otros gestos groseros, también por parte de los mismos pasajeros.

Mientras hablaba, murmullos de asentimiento se escucharon entre la mayoría de los coordinadores, que casi todos eran adultos mayores: “sí es cierto”, “a mí me pasó una vez”, “para mí es muy difícil que me levanten”, “una vez me dijeron que…”.

“Estas voces representan cientos o acaso miles de reclamos de injusticias que suceden a diario”, exclamó Sara Ortiz.

Informó que en la reunión estuvieron presentes al menos 50 de los 65 dirigentes de los Consejos del Adulto Mayor.

En un recorrido realizado por El Diario por algunas paradas de transporte público, se percibió una falta de interés y desconocimiento general por parte de los usuarios en cuanto a los derechos de los adultos mayores.

Aunque algunas personas ceden su asiento a otras que lo necesitan, este comportamiento no es general.

En una de las observaciones de este medio, destaca el caso de dos mujeres de entre 25 y 30 años que estaban sentadas en el asiento asignado a los adultos mayores y personas con discapacidad.

En ese momento un hombre de la tercera edad abordó la unidad -un camión de la Línea 4- y se mantuvo en pie frente a ellas pero el conductor no dijo nada.

TE PUEDE INTERESAR  Lenín Moreno, vicepresidente de Ecuador recibe en Quito a homólogo de Colombia Angelino Garzón

Al señalarle la situación al chofer, éste miró por el espejo retrovisor y le pidió a una de las mujeres que le cediera el asiento al hombre que acababa de abordar.

Antonio López, el conductor, manifestó luego que las autoridades incluso ya lo han multado en dos ocasiones a raíz de que las personas no respetan los lugares marcados como especiales.

Eleodoro Dávila, titular de Transporte Público, dijo que en el transcurso de la administración se han aplicado 67 multas por este motivo.

Señaló que el reglamento de la Dirección dicta que se aplicará una sanción de hasta 100 salarios mínimos (5 mil 982 pesos) a aquellos conductores que no acaten las indicaciones.

Cifras proporcionadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geográfica (INEGI), indican que en la ciudad habitan alrededor de 140 mil adultos mayores y más de 48 mil personas con alguna discapacidad.

“Los camiones deben portar tal señalamiento, ya que les fue colocado a todas las unidades”, mencionó Dávila.

Algunos conductores dijeron que la gente no respeta dichos señalamientos, aunque también señalaron que siempre solicitan que se ceda el lugar en cuanto aborda algún adulto mayor o una persona con discapacidad.

No obstante, el funcionario mencionó que hay concesionarios que se quejan de personas que se suben con una identificación falsa que los acredita como mayores de 60 años, pero no especificó con qué frecuencia ocurre esto.

Clic aquí para ver la fuente