Insuficiencia renal consejos nutricionales

Insuficiencia renal consejos nutricionales. Las personas con insuficiencia renal, especialmente en aquellos que padecen de la forma crónica e irreversible de la enfermedad, requieren introducir en su alimentación una serie de cambios que les permitan mantener un buen estado de nutrición, y así mismo evitar en lo posible cualquier sustancia tóxica que el riñon no puede eliminar de manera natural.

Cambios en la dieta

Hay que tener en cuenta que la dieta se debe adecuar a la fase en la cual se encuentre la enfermedad y especialmente al estado del paciente, en caso de insuficiencia renal las recomendaciones básicas son:

Insuficiencia renal consejos nutricionalesSiga una dieta baja en proteínas.
Es importante que restrinja el consumo de sodio y potasio.
El paciente debe controlar los niveles de fósforo y calcio.
Si está recibiendo tratamiento con diálisis, el paciente debe limitar la ingesta de líquidos.
Debe consumir alimentos que compensen los déficits nutricionales que la insuficiencia renal pueda causar y que eviten la pérdida de peso.
Aunque este sometido a un tratamiento con diálisis, este método no es suficiente para eliminar todas las sustancias de desecho como lo hacen los riñones cuando no han perdido o se ha alterado su función. Por tanto, mantener una dieta adecuada le ayudará a mantener un correcto equilibrio de electrólitos, minerales y líquidos.

Insuficiencia renal recomendaciones dietéticas

Si padeces de insuficiencia renal lo más recomendable es evitar o limitar el consumo de fritos, lo más recomendable es consumir los alimentos que se cocinen hervidos, al vapor, a la plancha o asados.

A continuación les dejamos algunas otras recomendaciones dietéticas para controlar tu patología:

Arroz, pastas, pan y cereales

Estos alimentos pueden ser consumidos una vez al día, ya que constituyen una buena fuente de energía, en especial para aquellas personas que deban limitar  la ingesta de proteínas; pero si el paciente tiene sobrepeso o diabetes es importante que consulte al médico la cantidad que puede tomar. Los alimentos no deben ser integrales, pues este tipo de productos contienen un alto nivel de fósforo y potasio.

Leche y productos lácteos

Es importante que el paciente reciba un buen aporte de calcio, (en caso de que el paciente lo requiera, el médico deberá ´rescribir los suplementos), por lo que debe consumir una o dos veces al día, leche, yogur o queso, tenga presente que esto debe ser siempre con supervisión médica, puesto que la leche y sus dereivados contienen alto nivel de fósforo que, al igual que el potasio, se puede concentrar  en la sangre y causar problemas como picores y disminuir los niveles de calcio.

Carnes insuficiencia renal

La dieta de la persona con insuficiencia renal, por lo que es conveniente reducir el consumo de carnes y pescados a 100 gramos diarios.

Grasas

Las grasas son una gran fuente de calorías para aquellos pacientes que estén perdiendo peso, pero se deben consumir moderadamente y preferiblemente las grasas de origen vegetal como el aceite de oliva, girasol, maíz y soja, margarina. Aquellos alimentos que contengan grasa de origen animal, como el tocino o los embutidos, se deben limitar ya que elevan los niveles de colesterol.

TE PUEDE INTERESAR  Ictus recomendaciones para pacientes y familiares

Legumbres

No es aconsejable el consumo de legumbres debido a que tienen alto contenido de proteínas y potasio.

Frutas

Debe tener especial cuidado con aquellas frutas que contengan un alto contenido de potasio, como el plátano. Cuando el riñón no puede eliminar el potaxio, puede acumularse en la sangre y provocar problemas musculares (debilidad, temblores) y cardíacos. Además del plátano, que tiene alto contenido de potasio es también recomendable evitar consumir el albaricoque y la uva.

Carnes insuficiencia renal

Verduras

Las verduras junto a las frutas son los alimentos con mayor contenido de potasio, por tanto deben consumirse con precaución, puede dejarlas en remojo un mínimo de 3 horas o darle uno o dos hervores, cambiando de agua, de esta manera pierdan parte del potasio. Si son en conservas evite consumir el jugo ya porque contiene el potasio que ha perdido la verdura. Si se trata de verduras congeladas, déjeles descongelar a temperatura ambiente de esta manera se reducirá la cantidad de potasio. No utilice el agua en la que se han cocido las verduras para preparar alguna salsa o sopa.

Hidratos de carbono

No está limitada su ingesta, salvo que el paciente sea diabético u obeso, o presente alguna otra contraindicación que será valorada por el médico. Se deben, pues, consumir a diario, para aportar al organismo la energía necesaria. Los hidratos de carbono pueden ser de acción rápida, como los dulces (azúcar, galletas, mermelada, miel...), o de acción lenta y, por tanto, con un aporte de energía más fácil de aprovechar, como las pastas, el pan, el arroz o las patatas.

Líquidos

Cuando el paciente sigue un tratamiento de diálisis es muy importante que controle la cantidad de líquidos que ingiere, incluyendo en este concepto no solo el agua, sino otros productos como zumos, caldos y sopas, leche, fruta, café o té y, en general, cualquier bebida. Esto se debe a que la pérdida de funcionalidad del riñón hace que se produzca retención de líquidos entre una sesión de diálisis y la siguiente, y provoca hinchazón e hipertensión. La cantidad de líquido que puede tomar el paciente está directamente relacionada con la capacidad de eliminarlo que conserve el riñón.

Sal

Los alimentos deben cocinarse sin sal porque el organismo tiene dificultades para eliminar el sodio, y su acumulación puede originar retención de líquidos y formación de edemas, incrementando la carga de trabajo del corazón, lo que podría generar insuficiencia cardiaca. En sustitución de la sal, se pueden emplear hierbas y especias para condimentar los alimentos, como laurel, albahaca, tomillo, pimienta, nuez moscada, así como aceite de oliva y vinagre.

TE PUEDE INTERESAR  Síndrome de Down y lactancia materna

Consejos nutricionales para la insuficiencia renal

Si padeces insuficiencia renal, aquí tienes algunos buenos consejos nutricionales para controlar tu dieta y tu enfermedad:

Tener en cuenta que los alimentos más ricos en potasio son las frutas, las verduras, las legumbres, los frutos secos y el cacao, y limitar su ingesta para evitar la hipopotasemia.

Cuando tome verduras, no olvide mantenerlas en agua tres horas antes de cocinarlas, y hervirlas después un par de veces eliminando el agua de la cocción. También es conveniente saltearlas después para reducir el contenido en agua.
Es mejor que tome pan tostado porque tiene una menor cantidad de agua.
No consuma productos integrales por su alto contenido en fósforo y potasio.
Evite tomar refrescos, aunque sean edulcorados, porque no eliminan correctamente la sensación de sed.

Controle el líquido total que puede ingerir al día, de acuerdo a las recomendaciones de su médico y compruebe, pesándose siempre en la misma báscula, que no aumenta de peso entre las sesiones de diálisis, porque podría deberse a una retención de líquidos.

Para seguir adecuadamente una dieta baja en sal, es importante no consumir alimentos preparados (salvo que la etiqueta indique expresamente que no contienen sal) como congelados cocinados, sopas y purés de sobre, conservas, embutidos... Evitar además las carnes y los pescados ahumados y los aperitivos envasados.
No se automedique. Tome únicamente los medicamentos indicados por el especialista que le trata, y en las dosis recomendadas por el mismo.
Practique ejercicio físico moderado (que no resulte agotador) con regularidad, como caminar y nadar.

Elimine el consumo de tabaco porque puede originar complicaciones cardiovasculares.

Acuda a un servicio de urgencias si nota síntomas como debilidad muscular, hormigueos y pesadez en los miembros o alteraciones en el ritmo cardiaco, porque podrían deberse a una elevación de los niveles de potasio en la sangre (hiperpotasemia). También en el caso de presentar dificultad respiratoria, que podría ser debida a un edema de pulmón por exceso de líquidos.

No se aísle socialmente y procure mantenerse activo. Si cree que lo necesita, solicite ayuda psicológica para sobrellevar los inconvenientes que generan la enfermedad y su tratamiento.

Si precisa un tratamiento de hemodiálisis debe vacunarse contra la hepatitis B. También son convenientes la vacuna contra la gripe, la antineumocócica (que previene aquellas enfermedades causadas por la bacteria Streptococcus pneumoniae, como la neumonía y la meningitis) y la antitetánica.

Después de una sesión de diálisis es normal que se sienta fatigado durante unas horas, por lo que se recomienda descansar. Tampoco debe conducir antes ni después de la diálisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subir