Saltar al contenido

La Inclusión de menores con discapacidad es muy favorable

A la corta  edad de cuatro años Jhoanna Cedeño perdió su pierna derecha y desde entonces usa prótesis. ahora a la eded de 9  años estudia en la escuela Caminos del Saber, un centro de educación regular que recibe a niños con discapacidad y se encuentra al sur de Quito.

En las aulas de este centro educativo también se educa Byron Pacheco, un menor con  discapacidad intelectual leve. Otro caso es el de  Karla Ortega (4 años), que tiene síndrome de Down y fue inscrita hace un año en la guardería Gotas de Dulzura.

Martha Cedeño, madre de Jhoanna, indicó que a la menor le puso en una escuela de educación regular para que se sienta igual a los otros niños. “A mi hija le costó adaptarse y ver que era diferente a sus compañeritos, pero con el tiempo lo ha superado, mi idea siempre fue que se sienta incluida dentro de un grupo “normal”,  señaló.

TE PUEDE INTERESAR  Australia niega visa a joven autista


Un reto posible
En Ecuador existen cerca de 31 mil menores con discapacidad que se educan tanto en escuelas de educación regular como en instituciones especiales.

Según la psicóloga educativa  Elizabeth Casanova, esta inclusión es positiva siempre y cuando los maestros tengan un currículum que se adapte a los niños y adolescentes con discapacidad.

“La inclusión de los menores  con discapacidad a los grupos regulares les permitirá socializar y a la vez sentirse útiles y capaces de superar barreras, a pesar de sus limitaciones”, dijo la experta.

TE PUEDE INTERESAR  Discapacidad Europa plan de acción 2006 - 2015

Casanova agregó que el Ministerio de Educación está llamado a capacitar de mejor forma a los maestros y sostuvo que “el deber del docente también es informarse sobre la educación que se les debe ofrecer a este tipo de niños”.

Casos graves
Alejandra Laso, psicóloga del Consejo Nacional de Discapacidades (Conadis) indicó que está de acuerdo con la inclusión educativa porque esta es una oportunidad para que los menores se integren dentro de la sociedad.

Sin embargo, señaló que esta alternativa “sería contraproducente cuando los niños tengan discapacidades graves como parálisis cerebral extremo, por ejemplo”.

El dato
Hasta 2013 se espera llenar 4 mil  partidas para docentes y profesionales que atiendan a personas con discapacidad.