Saltar al contenido

Niño con Síndrome de Down conmueve a redes sociales

Boaz, es el nombre del niño con Síndrome de Down conmueve en las redes sociales

Un niño con Síndrome de Down ha remecido las consciencias de las personas a travez de la red social con un mensaje  sencillo. Aunque no es perfecto, vive y es feliz, sin embargo podría no ser así con la legislación sobre el aborto en Estados Unidos. La fotografía de Boaz el niño con Síndrome de Down ya aparece en cientos de perfiles de la red social Facebook.

«Soy uno del 10% de niños con síndrome de Down que ha sobrevivido al aborto”.

La fotografía de un niño mostrando ese texto, en la página de Facebook de la iniciativa norteamericana “Podemos terminar con el aborto”, le gusta a más de 6.000 personas. La propia página cuenta con más de 16.000 simpatizantes y es sólo una muestra de las numerosas iniciativas que, a ambos lados del Atlántico, se están dejando sentir en favor del derecho a la vida. Las dos más importantes son la votación que, el 8 de noviembre en Misisipi, podría reconocer el carácter personal del embrión, y la prohibición de patentar material procedente de células embrionarias, dictada el 18 de octubre por el Tribunal Europeo de Justicia.

El orgullo de ser persona

El texto completo del mensaje que el pequeño con síndrome de Down, de nombre Boaz, sostiene en Facebook afirma: “Tal vez no sea perfecto, pero soy feliz. Soy obra de las manos de Dios. Estoy hecho a su imagen y he sido bendecido: soy parte del 10% de niños con síndrome de Down que ha sobrevivido a la ley Roe vs. Wade” (la sentencia que abrió la puerta legal al aborto en EE UU en 1973).

El orgullo de ser persona se quiere reconocer, en Estados Unidos, con las iniciativas por la personalidad, también llamadas vida en la fertilización, con las que se pretende que se reconozca que la vida humana empieza en el momento de la concepción. Los votantes del estado de Misisipi están llamados a votar sobre este asunto el 8 de noviembre. En este caso, la iniciativa ha corrido a cargo de la asociación American Family Association, con sede en Tupelo.

En su origen, la campaña fue idea de Personhood USA, una asociación con sede en Colorado, cuyo presidente, Keith Mason, asegura que la votación “provocará ondas de choque en este país, y luego en todo el mundo”. En efecto, si se reconoce personalidad jurídica al embrión humano, habrá que protegerlo, no sólo contra el aborto, sino contra toda forma de manipulación embrionaria, incluidas las técnicas de fecundación in vitro.
La iniciativa en favor de reconocer la personalidad del embrión humano fue rechazada en Colorado en dos ocasiones (2008 y 2010) y actualmente está recogiendo firmas para que se pueda llevar a cabo un referéndum similar en los estados de Florida, Montana, Ohio y Oregón.

Sentencia europea

El mismo sentido de protección de la dignidad humana desde el momento de la concepción tiene la sentencia dictada el 18 de octubre por el Tribunal Europeo de Justicia a petición del Tribunal Constitucional alemán, para resolver un pleito entre Oliver Brüstle, que pretendía patentar células embrionarias, y Greenpeace, que se oponía.
La sentencia del Tribunal Europeo se basa, entre otros, en los principios de respetar “la dignidad y la integridad de las personas” y de que ninguna parte del cuerpo humano es patentable, y define como embrión humano a “todo óvulo humano a partir del estadio de la fecundación, todo óvulo humano no fecundado en el que se haya implantado el núcleo de una célula humana madura y todo óvulo humano no fecundado estimulado para dividirse y desarrollarse mediante partenogénesis”.

TE PUEDE INTERESAR  Un promedio de 200 personas con discapacidad intelectual recorrerán el Camino de Santiago

Sólo queda al arbitrio de los jueces de cada país decidir si este mismo concepto es aplicable no sólo a las células de las que puede surgir un individuo humano, sino también a cada una de las células del blastocisto, es decir, el embrión en su primera semana de vida, cuando tiene menos de 100 células, que supuestamente no pueden dar lugar a un individuo (no son células totipotenciales), pero sí pueden convertirse en células de órganos diversos (multipotenciales).
El Tribunal Europeo aplica a las células embrionarias la prohibición de patentar contenida en la Directiva 98/44, con la única excepción de que las células pudieran utilizarse en procesos clínicos precisamente a favor del embrión. Se prohíben además expresamente l os procedimientos que impliquen la “destrucción previa de embriones humanos o su utilización como materia prima”.

La sentencia del Tribunal Europeo, desde luego, descalifica opiniones como la de la ex ministra Bibiana Aído, que el 19 de mayo de 2009 afirmaba, como fundamento para la Ley del Aborto que después se aprobó, que un feto es “un ser vivo, claro; lo que no podemos hablar es de ser humano, porque eso no tiene ninguna base científica”. Ahora hay que reconocer abiertamente que el aborto elimina vidas humanas, y no sólo el aborto, sino también la fecundación in vitro y los experimentos con embriones, que el Gobierno español ha promovido como expresiones de progreso científico.

Amplia corriente en Europa

Mientras tanto, varios países europeos están dando pasos significativos para limitar el pretendido derecho al aborto que en España ha establecido la Ley Orgánica 2/2010. En Polonia, el 31 de agosto, faltaron sólo seis votos para que el aborto fuera totalmente prohibido. Y eso que en ese país, de población poco inferior a la española, sólo se autorizan unos 500 abortos anuales –frente a los 113.604 declarados en España en 2009– con una ley de tres supuestos copiada de la anterior legislación española. Sólo que, a diferencia de aquí, allí la ley se cumple.

El pequeño principado de Liechtenstein –con sólo 35.000 habitantes– rechazó en referéndum el 18 de septiembre, con un 52,3% de votos en contra, un proyecto para legalizar el aborto en las primeras 12 semanas de gestación, que previamente había sido rechazado por el Parlamento. El príncipe Alois había advertido, de todas formas, que vetaría la ley si el referéndum la aprobaba.

Otros países, aunque permitan el aborto, han tomado medidas para que no se pague con fondos públicos. En Suiza, donde el aborto se aprobó en 2002, la Unión Democrática del Centro (UDC) presentó en julio 110.000 firmas que obligarán a que en 2012 se realice un referéndum nacional con el fin de que la terminación del embarazo no se haga a expensas de los contribuyentes.

TE PUEDE INTERESAR  Atletas ponen "garra", en las Olimpiadas Especiales

En Rusia, el Parlamento aprobó en julio pasado una ley sobre publicidad que aplica al aborto los mismos criterios restrictivos que limitan los anuncios de tabaco y licores; además, están en trámite propuestas para que el aborto no se pague con fondos públicos y requiera el consentimiento del marido, en caso de que la mujer esté casada.

En Hungría, la nueva Constitución, aprobada en abril y que entrará en vigor el 1 de enero de 2012, se compromete a “proteger la vida del feto desde su concepción”. Aunque no ha modificado la ley que lo permite hasta la semana 12 de gestación, el Gobierno de Viktor Orbán ha realizado una campaña en defensa de la adopción como alternativa al aborto.

Rescatadores en España

En España están pendientes los recursos de inconstitucionalidad interpuestos contra la Ley Aído por el PP y el Gobierno de Navarra. Aunque Mariano Rajoy se había comprometido en abril a derogar esta ley –algo que a fines de septiembre confirmó Dolores de Cospedal–, finalmente el programa del PP para las elecciones del 20-N sólo afirma que “cambiará el modelo de la actual regulación sobre el aborto”. El líder del PP ha precisado que ya no pretende derogar la actual ley, sino buscar una fórmula intermedia entre este aborto libre y el anterior de tres supuestos despenalizados. Para Rajoy, lo único que parece inaceptable es que las menores de edad puedan abortar a partir de los 16 años sin necesidad de consentimiento paterno.

Mientras los políticos que parecen llamados a gobernar no tienen claro qué hacer con la legislación, la sociedad civil sigue presente a diario frente a las clínicas de aborto, rescatando cada vez a más mujeres que incluso en el momento mismo de ir a abortar se cogen de la mano de quien les ofrece alternativas. Un caso llamativo fue el de Camila, una joven sudamericana cuyo testimonio recogió LA GACETA el 24 de octubre, que denunció a la Clínica Dator porque pretendían hacerle el aborto pasadas las 22 semanas de plazo que permite la nueva ley en casos extraordinarios.

Marta Velarde, que lleva tres décadas acudiendo frente a Dator como “rescatadora”, asegura que las jóvenes que, al ofrecérseles una alternativa, deciden no abortar han llegado a ser más de 10 en una semana, hasta el punto de que el personal de Dator sale de la clínica para protestar porque “nos quitáis las clientas”, a lo que Marta repuso: “Yo pensaba que eran pacientes”. Velarde comenta que hace tiempo que no se ve por Dator a su propietario, Guillermo Sánchez Andrés, porque está en Venezuela, abriendo allí clínicas de abortos.

Fuente: intereconomia.com