Saltar al contenido

Test psicológico mide depresión asociada a discapacidad visual en ancianos

Test psicológico para  detectar la depresión asociada a la discapacidad visual

Cuando alguna persona pierde la visión, se ven afectadas muchas áreas de la vida por lo que adaptarse a vivir ahora con esta discapacidad requiere un gran esfuerzo.

En las personas mayores, muchas veces la depresión se asocia a la pérdida de la visión ya que afecta a diversas áreas de la vida, según una publicación  de Psicothema, en donde participan psicólogos de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y en el que se propone un test para detectar este problema.

Según informa la UAM, cuando una persona pierde la vista se afectan muchas áreas de su vida por lo que acostumbrarse a vivir con ello requiere un gran esfuerzo, que en muchas ocasiones debe ser apoyado por profesionales.

E Psicología, a este esfuerzo y todo lo que comporta se le llama “ajuste a la discapacidad visual”, proceso en el que puede aparecer sintomatología propia de la depresión.

TE PUEDE INTERESAR  HandiBook Red Social para personas con discapacidad y sin ella

Especialistas de la UAM han puesto a punto un instrumento de evaluación, la Escala de Depresión Geriátrica (EDG), que recientemente ha sido utilizado por un grupo de investigadores de la Universidad Rovira y Virgili de Tarragona, junto con psicólogos de la ONCE y el apoyo de especialistas de la UAM.

El estudio se llevó a cabo para probar la adecuación y el funcionamiento del uso de esa escala en población mayor con pérdida de visión y analizar así la relevancia de la sintomatología depresiva en las personas en proceso de ajuste a la discapacidad visual.

Se analizó una muestra de 329 personas mayores de 65 años con perdida visual, sin otra patología y de ambos sexos, a las que se les administró la EDG junto a otros cuestionarios que evalúan el ajuste a la capacidad visual.

TE PUEDE INTERESAR  56% de discapacitados de España viven en pobreza extrema

Así se determinó que, de la muestra estudiada, un 58 por ciento podrían considerarse sin riesgo de depresión, un 28 por ciento en situación de riesgo y el 14 por ciento restante podrían detectarse como depresivos.

El estudio ha comprobado que la Escala de Depresión Geriátrica ofrece información que permite al clínico una adecuada detección de la presencia de depresión con un aceptable margen de incertidumbre y sugiriendo en aquellos casos dudosos una evaluación más amplia.

También se analizó el funcionamiento de la escala como instrumento para evaluar el ajuste a la pérdida de visión, estudiando el papel de la sintomatología depresiva como una de las herramientas más potentes en la evaluación del proceso de ajuste.

Fuente: www.lavanguardia.com