Saltar al contenido

Historia de Homero un gato ciego y sin miedo a nada

Historia de Homero un gato ciego y sin miedo a nada
5 (100%) 1 vote[s]

Historia de Homero un gato ciego y sin miedo a nada. Gwem Cooper es la dueña de Homero, un gato ciego que en un acto de valentía salvó a su dueña de un peligroso ladrón que una noche ingresó a su domicilio. El felino había sido rechazado por estar ciego y los amigos de Gween le habían aconsejado que no se hiciera cargo de el porque sería un gato anormal, tímido y porque no podría jugar ni hacer nada debido a su discapacidad.

La adopción de Homero

La historia comienza cuando Gwen decide brindarle una oportunidad de vida a este peculiar gato, Homero, víctima de una infección en sus ojos tenía solo una oportunidad de vivir, y era si se le extirpaban los ojos. YA ciego, el pequeño Homero con tres semanas de vida recibe la inteligente ayuda del veterinario, quien se contacta con Gween y le ofrece a Homero en adopción a pesar de haber quedado ciego.

Gween ya tenía a su cuidado a dos gatos y contaba con poco espacio en ya que no contaba con casa propia, pero aun así decide cuidar a Homero y brindarle la mejor vida posible. El nombre de Homero lo recibe debido al escritor Homero, quien también era invidente y autor de la conocida obra La Odisea.

Historia de Homero un gato ciego y sin miedo a nada

Al contrario de lo que decían, Homero supera todas las expectativas, es un gato juguetón, alegre, inteligente, amoroso y además posee la cualidad de hacer de todo el conoce su historia se sienta inspirado y mejor que como era antes.

Homero era intrépido, nada temoroso, el trepaba sobre muebles de dos metros y cazaba moscas tan solo orientándose por el ruido de su zumbido. Segpun Gwee, las personas que los visitaban y pasaban en los que sentían que estaban rodeadas por un manto de oscuridad, de repente afloraban sonreían y su vida era iluminada por las travesuras y la seguridad que mostraba Homero a pesar de su discapacidad visual. No importaba la oscuridad que existía en sus ojos, porque el pequeño corazón de Homero irradiaba la luz de la alegría y la vitalidad del amor.

Lecciones de amor

La lección más grande que ella pudo recibir de Homero, es que hasta las más imperfectas de las criaturas es capaz de amar de una forma pura y profunda. Todo lo que se necesita es alguien que le brinde una oportunidad.

Mirando una foto de Homero pegada en la pared los labios de Gwen se mueven dejando salir suavemente esta reflexión: “Hace una semana que murió Homero en un día como hoy; en su propia casa, en su propia cama, en mis brazos. Mi Homero fue siempre un luchador valiente y un amigo leal, aunque yo era los ojos de Homero, él era mi corazón”.

Acto heroico

Un noche, en horas de la madrugada un hombre irrumpió en la habitación después de haber roto una ventana. Al oír que alguien había ingresado ella trata de llamar al 911, entonces este hombre -el ladrón con cara de ratón habló con una voz más parecida a un aullido- que hizo que Gwen dejara escapar un grito de terror espeluznante. Homero no se intimidó, al contrario impulsado por un resorte valientemente saltó sobre el rostro del asaltante quien huyó por el pasillo perseguido por nuestro héroe. Pronto su nombre apareció en los titulares de los periódicos por su valentía y por la generosa acción que arriesgó su existencia para salvar a su querida amiga humana.

TE PUEDE INTERESAR  Mujer completamente sana quiere ser discapacitada

A menudo aquellos que tienen motivos suficientes para sentirse temerosos, rechazados y abandonados, nos enseñan como un gato ciego puede ser alegre, divertido y entusiasta de vivir plenamente, demostrando amor y esplendidez a todos los que conoce ronroneando y estrujando su cabeza contra los que se les acercan. Homero vivía en medio de su ambiente como cualquier gato, sin hacer notar que le faltaban los ojos.
Seguía a su dueña por toda la casa y se acurrucaba en su pierna izquierda por horas mientras ella estaba ocupada en la computadora. Siempre encontraba un lugar al lado de su amiga sin moverse. Cuando Gwen se levantaba, simplemente caminaba detrás.

La presencia de Homero hizo que su dueña en adelante afrentara sus desafíos con valentía, y valorara más las cosas sencillas de la vida. Homero sabía cautivar a las gentes y hacer amigos con facilidad.

A muchos ha causado sorpresa, cómo una criatura tan pequeña y con una incapacidad puede tener un espíritu tan grande que logre que alguien tenga una nueva actitud hacia la vida, sigue pensando nuestra amiga, Gwen.
Homero, mi gato amado, muere a los 16 años aquejado por una prolongada enfermedad. Aunque Homero era un corajudo luchador ya estaba cansado de pelear. Finalmente, su amada dueña tuvo que sacar fuerzas de flaquezas y por amor ponerlo a dormir su último sueño.

La Odisea de Homero es un libro que cuentan la historia de amistad, lealtad y coraje, de esta preciosa criatura que le dio la oportunidad a Gwen de ser una mejor persona, una gran mujer. Relata la amista de un humano con un gato ciego. Se convirtió en un Best Seller en Nueva York primeramente, y después a nivel internacional traducido a 17 idiomas.

Miles de cartas y correos son recibidos por personas de distintos países como Inglaterra, Rusia, Polonia, Italia, España, Brasil, etc. Gentes de muchos países ahora están considerando y mirando en forma distinta a los animales ciegos y discapacitados. Personas discapacitadas están siendo impactadas por la fuerza y alegría de vivir que Homero ha compartido con los humanos.

La historia de Homero es una historia de amor a la vida, de perseverancia, de valor y de superación.

“Aunque yo era los ojos de Homero, él era mi corazón” .
“Homero un gatito de un gran corazón, incontenible, valiente y leal”

Si desea conocer más de ésta historia entre a www.gwencooper.com