Vuelve a caminar gracias a celulas madre olfativas

Vuelve a caminar gracias a celulas madre olfativas. Darek Fidyka, es un bombero de 40 años que estuvo paralizado de la cintura para abajo y hoy ha recuperado la movilidad de sus miembros inferiores, el bombero ha vuelto a caminar nuevamente gracias a un tratamiento en el que se utilizaron células olfativas (OEC) de su nariz, las cuales le fueron transplantadas a su médula espinal.

La técnica había sido probado en laboratorios obteniendo buenos resultados, pero jamás se había realizado con éxito en el ser humano.

Hace 4 años, Fidyka perdió la movilidad de los miembros inferiores tras ser apuñalado por el exmarido de su compañera.

Vuelve a caminar gracias a celulas madre olfativas

Hace dos años inició el proceso de recuperación, fue sometido a dos operaciones, el equipo médico fue dirigido por el cirujano Pawel Tabakow, de la Universidad de Wroclaw en Polonia.

Actualmente, el paciente puede caminar usando un andador e incluso puede manejar sin mayores problemas su auto y ha comenzado el proceso de reeducación sobre cómo utilizar sus piernas.

El Dr. Tabakow, señaló que la operación es resultado de 12 años de investigaciones.
Desde hace 12 años, el equipo de médicos viene realizado investigaciones con el objetivo de ayudar a las personas que hayan sufrido un desgarramiento total de la espina dorsal y que deben desplazarse en silla de ruedas permanentemente.

El médico también dijo que para el, los primeros pasos de Darek Fidyka es todavía más impresionante que los primeros pasos del ser humano en la luna.

El tratamiento consiste en crear un puente que permite a las fibras nerviosas seccionadas crecer sobre el vacío, resumió el profesor Raisman.

Cuando comienza a volver, uno se siente revivir, es como si naciera nuevamente. Es una sensación increíble, difícil de describir”, declaró Fidyka en el programa Panorama de la BBC, que tuvo un acceso exclusivo al paciente y a los médicos.
Las imágenes difundidas por el canal británico muestran al paciente atravesando un puente con ayuda de un andador.

“Yo sabía que sería (un proceso) difícil y prolongado, pero nunca quise aceptar la idea de pasar el resto de mis días en una silla de ruedas”, afirmó.

Alain Privat, un investigador del Instituto Nacional de la Salud y de la Investigación Médica (INSERM) francés, especializado en la reconstrucción de la médula espinal, recomendó “prudencia” frente a estos resultados, destacando que la operación debía ser “reproducida para que se pudieran sacar conclusiones”.

“Sólo un verdadero ensayo (clínico) permitirá mostrar que es sin lugar a dudas el hecho de haber injertado las OEC lo que hizo funcionar nuevamente a la médula espinal”, dijo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.