Trastorno esquizoide definición diagnostico y tratamiento

 Trastorno esquizoide de la personalidad 

Dentro del grupo A de los trastornos de la personalidad enconramos el trastorno esquizoide de la personalidad (TEP).

El trastorno esquizoide de la personalidad, es un trastorno diferente a la esquizofrenia. Aquellas personas que lo padecen tienen tendencia al aislamiento y presentan inexpresividad emocional.

Este trastorno se puede presentar durante la infancia o la adolescencia aunque se suele diagnosticar ya cuando el paciente es mayor de edad.

Causas, incidencia y factores de riesgo

Se desconocen las causas del trastorno esquizoide de la personalidad. El trasporto puede estar relacionado con la esquizofrenia y comparte con ella muchos de sus factores de riesgo.

Sin embargoest, el trastorno esquizoide de la personalidad no es tan incapacitante como  lo es la esquizofrenia, el trastorno esquizoide de la personalidad no causa alucinaciones, delirios ni la desconexión completa de la realidad que si se presenta en los casos de esquizofrenia sin tratamiento (o resistente al tratamiento).

Síntomas

Una persona con trastorno esquizoide de la personalidad:

  • Parece distante y desconectada.
  • Evita las actividades sociales que involucren intimidad emocional con otras personas.
  • No desea ni disfruta de relaciones estrechas, ni siquiera con miembros de la familia.
  • Signos y exámenes
  • Como otros trastornos de la personalidad, el trastorno de la personalidad esquizoide se diagnostica con base en una evaluación psicológica, al igual que en los antecedentes y la gravedad de los síntomas.

Descripción de la personalidad esquizoide

El psicólogo Theodore Millon lo hace con la siguiente expresión: “Puedes llamar a la puerta, pero no hay nadie dentro”. Se trata de individuos que no buscan ni desean la relación con otras personas, sobre todo si implican una dimensión emotiva (amistad, amor, sexualidad). A su vez, tampoco son proclives a expresar sus sentimientos hacia otras personas y se muestran fríos y distantes cuando alguien intenta relacionarse con ellos.

La diferencia fundamental entre el trastorno esquizoide de la personalidad y otros trastornos mentales en los que el paciente experimenta dificultades a la hora de relacionarse con los demás radica en la motivación. Una persona que padezca fobia social, por ejemplo, a menudo desea relacionarse con otras personas, pero la ansiedad y el miedo que le producen las relaciones sociales dificulta que pueda llevarlas a cabo.

En cambio, la personalidad esquizoide, sencillamente, no desea tener relaciones sociales. Frecuentemente, estas personas tampoco encuentran gratificantes las relaciones sexuales ni sentimentales. Tampoco tienen demasiados intereses ni aficiones. Aunque puedan dar la impresión de que viven “en su mundo”, una exploración de dicho “mundo” revela que está vacío. “No encuentro temas de los que hablar con los demás” o “nada de lo que cuentan los demás me interesa especialmente” son frases recurrentes en estos pacientes.

Tratamiento del trastorno esquizoide de la personalidad

Al parecer, una de las principales causas de esta conducta es la poca capacidad de estas personas a la hora de experimentar diversas emociones humanas, como el placer o la tristeza. Según Elia Roca, Psicóloga del Hospital Clínico Universitario de Valencia (España), una de las principales estrategias en el tratamiento debe ir encaminada a que el paciente experimente nuevas emociones. Una exploración más pausada de sus propias ideas sobre el mundo y las personas que lo rodean puede ayudarlo a encontrar matices que desconocía, quizá agradables y que pueden empujarlo a fomentar sus relaciones sociales.

Hay que tener en cuenta que lo que les hace acudir a la clínica con más frecuencia son sus problemas derivados del aislamiento y la soledad. Pueden desconocer e incluso rechazar la idea de que su trastorno de la personalidad es el que provoca esos problemas. Por este motivo, es necesario que vayan tomando una cierta conciencia de él desde el comienzo y, gradualmente, aceptando la idea de cambiar algunos de los aspectos más patológicos de su personalidad.

Las personas con este trastorno rara vez buscan tratamiento y se sabe muy poco acerca de cuáles tratamientos funcionan. Es posible que la psicoterapia no sea efectiva, dado que las personas con este tipo de trastorno tienen dificultades para relacionarse bien con los demás.

Sin embargo, un método que parece ayudar es poner menos exigencias para la intimidad o cercanía emocional sobre la persona con esta afección.

A las personas con este trastorno a menudo les va mejor en relaciones que no se enfoquen en la cercanía emocional. Estas personas son mejores para manejar relaciones que se enfocan en las expectativas o actividades recreativas, laborales o intelectuales.

Expectativas (pronóstico)

Este trastorno es una enfermedad prolongada (crónica) que generalmente no mejora mucho con el tiempo. El aislamiento social a menudo impide que la persona busque la ayuda o el apoyo que podría mejorar el pronóstico.

El hecho de limitar la intimidad emocional puede ayudar a las personas con esta afección a establecer y mantener conexiones con otros individuos.

Nombres alternativos

Trastorno de la personalidad esquizoide.

Fuente: nlm.nih.gov


Share This Post

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Pin It on Pinterest

Share This