Paralisis cerebral prevencion y tratamiento

Parálisis cerebral prevención y tratamiento. Parálisis cerebral es un término usado para describir un problema de La parálisis cerebral es un conjunto de trastornos causadas por una lesión o anomalía en el cerebro. La mayoría de estos problemas ocurre mientras el bebé aún está en el útero, pero puede presentarse durante los primeros dos años de vida, cuando el cerebro del bebé se encuentra en desarrollo.

En algunas ocasiones, la parálisis cerebral, es causada por lesiones en partes del cerebro debido a los bajos niveles de oxígeno, a esto se le conoce con el nombre de hipoxia, en el área, pero no se sabe exactamente por que ocurre esto.

Aunque las personas con parálisis cerebral tienen problemas para mover sus músculos, no quiere decir que tengan algo mal en los nervios o músculos, pues todas estas dificultades son debido a problemas en el cerebro, produciendo en incapacidad de controlar el movimiento y la postura.

Paralisis cerebral prevención y tratamiento

En la actualidad no existe cura para la parálisis cerebral, pero existen diferentes opciones de tratamiento para las personas  con parálisis cerebral. Entre los que se incluyen la terapia física, medicamentos, cirugía, educación y apoyo. Todo esto puede ayudar a mejorar su función, reducir al mínimo el desarrollo de temas complicados y optimizar la calidad de sus vidas.

Los bebés que nacen antes de tiempo (prematuros) tienen un riesgo ligeramente más alto de desarrollar parálisis cerebral, esta también puede ocurrir a comienzos de la lactancia como resultado de diversas afecciones como:

. Sangrado en el cerebro
. Infecciones cerebrales (encefalitis, meningitis, infecciones por herpes simple)
. Traumatismo craneal . Infecciones en la madre durante el embarazo (rubéola) . Ictericia severa

¿Qué puede prevenir la parálisis cerebral?

Ciertos avances médicos (como las vacunas), la mejor atención médica de las mujeres embarazadas y la nutrición han reducido el número de bebés nacidos con parálisis cerebral en los países más pobres. Sin embargo, en los países desarrollados (como Estados Unidos) el número de bebés con parálisis cerebral se ha mantenido la misma en los últimos 50 años (Nelson, 2003). Se trata de una series de cuestiones complejas como ciertas causas de la parálisis cerebral se han reducido (por ejemplo, lesión cerebral de la ictericia neonatal, lesión cerebral de la rubéola materna), pero otras causas han surgido (por ejemplo, aumento de la supervivencia de los bebés muy prematuros)

Hoy en día, se puede hacer más para prevenir PC que antes:

Prueba de Factor Rh

Las mujeres embarazadas que tienen el tipo de sangre Rh negativo pueden ser tratadas para evitar problemas con la incompatibilidad sanguínea con su bebé en el útero. Todas las mujeres embarazadas se ponen a prueba para determinar su tipo de sangre. Si se encuentra que una mujer es Rh negativo, puede ser inmunizado al principio del embarazo y de nuevo dentro de 72 horas después del parto (o después de la terminación del embarazo) para ayudar a reducir el riesgo de incompatibilidad sanguínea durante el embarazo o en el futuro. Incompatibilidad Rh puede ser un factor que contribuye al desarrollo de la PC. Si la mujer Rh negativa ha desarrollado una incompatibilidad con la sangre de un bebé, varios tratamientos pueden ser utilizados durante y después del embarazo para optimizar la salud del bebé, reduciendo el riesgo de PC para ese niño.

El tratamiento de la ictericia

Muchos bebés desarrollan ictericia (coloración amarillenta de la piel durante los primeros días de vida). En muchos bebés, esta ictericia no causa una problema y es una parte normal de la maduración del cuerpo. Sin embargo, a veces la ictericia es grave debido a problemas subyacentes como la incompatibilidad de grupo sanguíneo, la prematuridad y otras inquietudes. La bilirrubina en la sangre (la sustancia que causa el color amarillo) se cruza al cerebro y es tóxico para ciertas células cerebrales que causan lesiones cerebrales que pueden resultar en parálisis cerebral. Si un bebé se desarrolla ictericia, el médico del bebé supervisará y, si está subiendo a un rango peligroso, tratarla mediante la exposición de la piel del bebé a luces especiales (“fototerapia”), asegurando una buena hidratación y en casos graves, la realización de una “intercambio de transfusión de sangre.”

Inmunización y prevención de la infección materna

Asegurar que todas las mujeres son inmunizadas contra la rubéola reduce el riesgo de la rubéola congénita que puede causar PC. Algún día, las vacunas pueden desarrollarse frente a otras infecciones que pueden ocurrir durante el embarazo y el resultado de una lesión cerebral infantil. Estos incluyen citomegalovirus (CMV) y la toxoplasmosis. Hasta entonces, las mujeres pueden reducir su riesgo al evitar estas infecciones cuando sea posible (por ejemplo, no cambiar la arena higiénica del gato puesto que los gatos pueden llevar a la toxoplasmosis, evitar la exposición a los niños que tengan el virus CMV). Infección por herpes materna también puede resultar en una infección en el recién nacido que en algunos casos resulta en infección cerebral que causa un cerebro lesión relacionado con PC. Si una madre tiene herpes activo durante entrega, el bebé puede ser evaluado y tratado a tiempo si produce la infección.

Cuidado prenatal

Es importante que las mujeres tengan atención médica adecuada antes de la concepción, para ser evaluado por una perinatología alto riesgo si se anticipan complicaciones en el embarazo, y tener cuidado prenatal temprano y continúo durante todo el embarazo. Prematuridad (nacer antes de tiempo) puede dar lugar a una lesión cerebral y posterior PC. Los siguientes pasos pueden ayudar a prevenir los nacimientos prematuros:

La reducción de la exposición de las mujeres embarazadas con el virus y otras infecciones
El reconocimiento y tratamiento de la infección bacteriana de las vías reproductivas y urinarias
Evitar la exposición innecesaria a los rayos X, drogas, alcohol, cigarrillos y medicamentos
El control de los problemas de salud de la madre como la diabetes, la anemia y la hipertensión
Nutrición materna óptima incluso vitaminas maternas
Garantizar la evaluación óptima para las mujeres que han tenido abortos involuntarios o bebés prematuros previos. En algunos casos, los tratamientos pueden ser ofrecidos para reducir el riesgo de recurrencia (por ejemplo, tratamiento hidroxiprogesterona en mujeres con alto riesgo de parto prematuro, los tratamientos para la incompetencia cervical o malformaciones uterinas)
La detección temprano y el tratamiento de parto prematuro. Con el reconocimiento temprano, a veces, el trabajo de parto prematuro puede ser detenido. Si no, el tratamiento de las madres que son 23-32 semanas de gestación y tienen prevista de entrega con sulfato de magnesio, puede proporcionar alguna neuro-protección para el bebé. Sin embargo, las directrices siguen surgiendo sobre estas prácticas obstétricas así varían entre centros.

Nacimiento Asphxia Tratamiento

Asfixia en el nacimiento (con suministro bajo de oxígeno en el cerebro durante el parto es un factor de riesgo asociado con el desarrollo de la PC. Si un niño es sospechoso de tener suministro bajo de oxígeno en el cerebro durante el proceso de parto, es muy importante que el niño reciba la mejor estabilización médica posible y apoyo para reducir al mínimo la extensión de la lesión cerebral. Algunas unidades de cuidados intensivos neonatales especializadas para proporcionar tratamientos emergentes (por ejemplo, la cabeza neonatal o enfriamiento del cuerpo) para reducir el riesgo de PC.

Reducir el riesgo de lesión en la cabeza

Cualquier cosa que puede causar una lesión cerebral también puede resultar en PC, asegurando una seguridad óptima para los niños es importante en la prevención. Esto incluye sacudiendo bebes (para evitar el daño cerebral en el síndrome del bebé sacudido), proporcionando apoyos a las familias reduce la potencial abuso de menores, asegurando la seguridad adecuada en vehículos (por ejemplo, asientos de automóviles), la reducción de riesgos de caídas, la vacunación óptima (para reducir el riesgo de meningitis de ciertos gérmenes) y asegurar el reconocimiento temprano de las infecciones que afectan el sistema nervioso (por ejemplo, meningitis y encefalitis).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.