Historia de Antonella Semaán la pintora sin brazos

Historia de Antonella Semaán la pintora sin brazos. Antonella Semaán es una joven argentina de 22 años que maravilla a quienes tienen la oportunidad de conocer el talento que tiene para plasmar los más bonitos paisajes en sus cuadros que pinta usando sus hábiles pies.

Debido a un mal congénito durante el embarazo y del que sus padres, Antonio Semaán y Angélica, no fueron advertidos, la niña nació sin sus extremidades superiores.

Antonella nunca supo lo que es tener brazos, pues sus pies hacen el trabajo sin mayores dificultades, puede ponerse los lentes de contacto o atarse los cordones de las zapatillas.

Desde los 6 meses hasta los 3 años, aprendió como suplir el trabajo de sus miembros superiores con los inferiores, gracias a las terapias de estimulación temprana.

antonella-semaan-pintora-sin-brazosTerapia en la que su familia tuvo una decidida participación. Segpun lo que ella afirma,  creció en un entorno que nunca la hizo sentir diferente, Antonella demuestra fuerza y empuje inagotables que es digno de ser admirado.

A la vez que aprendía a manejarse sin los miembros superiores, Antonella buscaba a personas con discapacidad similar “para ver cómo manejaban los pies, para encontrar con quién identificarme”. Reconoce que no le resultó fácil en los medios donde se movía; tampoco internet tenía muchas posibilidades de comunicación y todavía no se habla de discapacidad con demasiada naturalidad.

Pero, inquieta al fin, Antonella buscó y buscó hasta que encontró a Pilar Benítez Velloso, quien le habló de la Asociación de Pintores con la Boca y el Pie (APBP) y la apadrinó.

Su talento, pero especialmente su dedicación, le permitió mostrar su trabajo a todo el país a través de sus participaciones en la película que se generó a partir de la gira “Mundo Alas”, impulsada por León Gieco, y de las exhibiciones en todo el país junto al cantante.

Desde el jardín de infantes

Podría decirse que Antonella tiene vocación por la pintura desde siempre, como si su mamá desde la panza le hubiese transmitido el amor por las artes. “En el jardín -recuerda- no hacía otra cosa, nada me gustaba más que pintar. Por eso crecí entre los colores y las telas, y poco a poco fui definiéndome”, relata.

Le gusta el realismo y cree que puede interpretar con fidelidad la realidad. A la par, le gustan las obras de los impresionistas “por sus manchas y sus colores vivos”, aunque no es la corriente que ella elige para sus obras. Ella busca lo que le produce placer, como es el caso de los paisajes. Cuenta que en cada viaje por el país, su mamá la acompaña y fotografía lugares que Antonella luego reproduce en sus telas, y hace collages o fusiones. También le gusta hacer lo que denomina “homenajes” a determinados lugares. Tiene uno de Villa La Angostura, en Río Negro.

Pintar, siempre pintar

Dice que siempre está de buen humor y que, como su papá, se levanta conversando. “Soy una charlatana”, se define.

Pinta hasta que le aparece el infaltable dolor de piernas. Pero descansa y vuelve al ruedo en su posición de buda hasta que, apasionada, cumple unas tres horas por mañana. Si no, habla con la Asociación, hace bocetos, imagina colores, piensa en el futuro, prepara materiales. Incansable. Y siempre con la familia a su lado, donde estuvo desde el primer minuto de su vida.

Ahora quiere estudiar Bellas Artes porque le gustaría dar clases de dibujo y pintura como terapia, pero para eso hace falta un título. Sin dudas, si se lo propone lo logrará. Por el coraje de vivir y ser como es.

Más historias de  discapacidad y superación

Temas relacionados


Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Share This