Esclerosis múltiple guía de ejercicios para hacer en casa

Esclerosis múltiple guía de ejercicios para hacer en casa. Es bien sabido que la actividad y el ejercicio es beneficioso para nuestro cuerpo, pero para aquellos que padecen de esclerosis múltiple, la actividad física es mucho más importante ya que puede ayudar a prevenir complicaciones que esta enfermedad puede provocar.

El cerebro y la médula espinal forman el sistema nervioso central, estos se encargan de llevar y ejecutar las órdenes del cuerpo, gracias a esto podemos caminar, hablar, mover los brazos, etc.

la esclerosis múltiple ataca al sistema nervioso central haciendo que los mensajes entre el cerebro y nuestro cuerpo no sean recibidos o lleguen con lentitud, produciendo síntomas como: Problemas de visión, debilidad muscular, dificultades de coordinación y equilibrio, sensación de entumecimiento, picazón o pinchazos, así como problemas de memoria y  pensamiento.

Esclerosis múltiple guía de ejercicios

Esclerosis múltiple guía de ejercicios

Por lo general, los síntomas de la esclerosis múltiple se presentan durante los ataques y luego disminuyen, aunque los músculos pueden quedar tensos. Es por esta razón que las personas que tienen esclerosis múltiple, deben hacer ejercicios ya que además de dar una sensación de bienestar ayudan aprevenir otros problemas asociados con la esclerosis múltiple.

La falta de ejercicio puede tener otras consecuencias en la salud, como el estreñimiento o incluso puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón.

Si tienes algún familiar o conoces alguna persona con esclerosis múltiple, a continuación te dejamos algunas recomendaciones para hacer ejercicios a diario.

Ejercicios para la cabeza: aquí puedes hacer tres movimientos diferentes. El primero consiste en mirar primero hacia arriba inclinando la cabeza hacia atrás y luego hacia abajo, inclinando la cabeza hacia adelante. El segundo consiste en mirar hacia los lados, primero a un lado y luego al otro lado, moviendo la cabeza sobre los hombros. El tercero y último, consiste en llevar la oreja hacia el hombro, primero hacia un hombro y luego al otro.

En todos estos casos, repite cada movimiento dos o tres veces. Ten cuidado de realizar los movimientos muy lentamente y si sientes vértigo (como que la habitación se mueve a tu alrededor o que estás por desmayarte) o si esto te produce mareos o náuseas, detén el ejercicio y cuéntale a tu médico en tu próxima visita.

Otra sensación que puedes tener es hormigueo o electricidad en la espina dorsal (el área de la columna) o en las extremidades. Si esto te ocurre, también para el ejercicio y consúltalo con tu médico.

Ejercicios para los hombros: estos se hacen acostado boca arriba sobre una superficie plana y son muy sencillos de recordar. Siempre hay que repetir los movimientos dos o tres veces, primero con un brazo y luego con el otro, y hay que hacerlos lentamente sin que causen dolor.

El primero consiste en levantar la mano como cuando estabas en el colegio, para pedirle algo a la maestra, formando medio círculo (180º). El segundo también consiste en formar un semicírculo de 180º pero esta vez hacia los lados (no hacia arriba), para ello deja el codo y la mano con la palma hacia arriba sobre el suelo, en todo el ejercicio.

El tercer ejercicio se realiza estirando el brazo hacia el lado, luego doblando el codo a 90º con la palma hacia abajo. Una vez en esa posición, levanta el antebrazo en forma de arco hasta que la mano toque la cama del otro lado (esta vez con la palma hacia arriba).

Ejercicios para el tronco y para la cadera: estos ejercicios se hacen sentado sobre una silla o en la orilla de la cama, con los pies apoyados sobre el suelo. También deben repetirse dos o tres veces, primero con una pierna y luego con la otra. Uno de ellos consiste en levantar la rodilla hacia el pecho y volver a bajarla hasta apoyar el pie nuevamente en el suelo. El otro consiste en levantar el pie estirando la pierna y volver a bajarlo flexionando nuevamente la rodilla, hasta apoyar el pie en el suelo.

Para el tronco y la cadera, también puedes hacer ejercicios acostado boca abajo. Uno de ellos, por ejemplo, consiste en doblar la rodilla con el pie hacia el muslo y luego estirarla nuevamente.

Luego date vuelta para hacer un nuevo ejercicio, recostado boca arriba con las piernas estiradas, sin flexionarlas ni levantar los talones del suelo, ábrelas y ciérralas lentamente.

Ejercicios para las manos: primero, abre y cierra los dedos formando un puño, como si quisieras agarrar y soltar un picaporte. Luego, con la mano extendida, mueve el dedo gordo hacia el centro de la palma y nuevamente hacia afuera. Sin modificar la posición de la mano, abre los dedos para que se separen entre sí y luego vuelve a juntarlos.

Ejercicios para las muñecas: uno de los ejercicios consiste en doblar la muñeca primero llevando la mano hacia arriba y luego hacia abajo, pero en tres movimientos lentos y definidos para cada posición (arriba, horizontal, abajo). Otro ejercicio consiste en mover la mano hacia la derecha y la izquierda, con el brazo inmóvil y la palma plana, como si estuvieras saludando.

Una alternativa divertida para mejorar la coordinación de los dedos puede ser tratar de participar en juegos de mesa, construir modelos o hacer artesanías.

Ejercicios para los pies y los tobillos: dobla el pie hacia arriba y hacia abajo muy lentamente. Luego, mueve los pies hacia adentro y afuera, como si estuvieras saludando con ellos, primero separando los dedos y acercando los talones y luego al revés.

Para que no se te cansen tanto los tobillos, ahora puedes doblar los dedos hacia adentro y luego hacia atrás, lo más que puedas. Luego abre y cierra los dedos de los pies. Por último, un ejercicio entretenido puede ser tomar un trapo del piso con los dedos de los pies y soltarlo.

Estos son algunos ejercicios sencillos pero poderosos para combatir los síntomas de la esclerosis múltiple, que puedes hacer en cualquier momento del día, en la comodidad de tu casa. Recuerda que no debes sobre exigirte y consulta con tu médico, probablemente sea tu neurólogo, si tienes molestias o si tienes dudas sobre algún movimiento en particular.

Si tienes esclerosis múltiple o conoces a alguien con esta enfermedad, aquí te contamos más cómo hacer algunos ejercicios que pueden ayudar a prevenir otras complicaciones asociadas con este enfermedad.  Se trata de movimientos simples y suaves que se pueden realizar en cualquier momento del día.

Temas relacionados


Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Share This