Saltar al contenido

Epilepsia infantil guía para padres

Epilepsia en niños guía para padres

Se conoce con el nombre de epilepsia a un trastorno cerebral que hace que las personas tengan convulsiones recurrentes, esto sucede cuando cuando los grupos de células nerviosas (neuronas) del cerebro mandan señales erróneas. Los pacientes pueden tener

Epilepsia infantil guía para padres
Epilepsia infantil guía para padres

Las personas con epilepsia pueden tener sensaciones y emociones extrañas o comportarse de una manera rara. Durante un ataque de epilepsia la persona puede presentar espasmos musculares violentos o incluso hasta perder el conocimiento.

Hay que tener en cuenta que por lo menos el 15% de la población puede tener una crisis convulsiva durante su vida, sin embargo, aunque una crisis convulsiva también puede ser provocada por problemas metabólicos, por hipertermias (crisis febriles).

Incluso pueden presentarse crisis similares a una crisis epiléptica pero que se relacionan a otras enfermedades físicas o psiquiátricas.

Se ha considerado que de todos los padecimientos convulsivos, la epilepsia sólo representa el 50% de los pacientes que han tenido trastornos convulsivos.

Esto quiere decir que por el hecho de que una persona haya tenido una crisis convulsiva,    b¿no será catalogado como epiléptico. Ya que primero debe cumplir ciertos criterios que a continuación veremos.

¿Qué es una crisis epiléptica?

Es una descarga neuronal excesivaSus manifestaciones clínicas dependerán del sitio del cerebro en que se inicia la descarga, tales como las zonas motoras, sensitivas, sensoriales especiales (olfatorias, gustativas).

Así una crisis epiléptica podría ser la presencia aislada de movimientos anormales o cambios en el comportamiento, debidos a una descarga eléctrica y química en el cerebro.

¿Qué es el síndrome epiléptico?

Es la presencia de epilepsia junto con otras manifestaciones de enfermedades de diferentes causas, dependiendo de estas enfermedades y de la edad de presentación, se podrá dar un pronóstico y recibirá un nombre. Así se diría epilepsia y síndrome de West.
¿Qué es epilepsia?
Es la manifestación de un gran número de enfermedades que afectan al cerebro, con la característica común de presentar: Crisis epilépticas crónicas, recurrentes y de causas diversas que se acompañan de anormalidades en el electroencefalograma.
Se produce porque ciertas células del cerebro mandan impulsos eléctricos anormales que desencadenan crisis epilépticas (recurrentes, crónicas).

La epilepsia no es contagiosa.

Normalmente el cerebro envía señales eléctricas para controlar las funciones cerebrales, como los movimientos voluntarios. Pero en la epilepsia el cerebro crea toda una tormenta eléctrica, llamada crisis epiléptica, que distorsiona las señales. Así, puede ocurrir la presencia de movimientos anormales involuntarios que se pueden presentar en una parte del cuerpo (focalizados) o en todo el cuerpo (generalizados), a estos movimientos los conocemos como convulsiones, también pueden presentarse en estas crisis epilépticas, episodios en los que el paciente se desconecta del medio (crisis no convulsivas), conocidas como crisis de ausencia; también pueden haber cambios en el comportamiento del paciente.

Tipos de epilepsia

En términos generales se dividen en dos tipos:

1. Crisis (epilépticas) parciales. Se subdividen en dos:

Simples, sin alterar la conciencia

Inician su descarga eléctrica excesiva en un área del cerebro (corteza), y por lo tanto las manifestaciones clínicas que se presenten dependerán de la región y de la función del cerebro. Podrá el paciente presentar alteraciones motoras, es decir de su movimiento, su postura o del habla. También puede presentar otros síntomas como ver luces relampagueantes, escuchar zumbidos, alteraciones de los sabores, o bien presentar alteraciones psíquicas como miedos o alucinaciones (escuchar música).

Complejas, con deterioro de la conciencia. Se pueden dividir a su vez en dos:

  • Las que inician como una crisis parcial simple y se continua con pérdida de la conciencia
  • Y las que desde el inicio son con la pérdida de la conciencia

Algunas personas pueden presentar un aviso previo a la presentación de la mayoría de las crisis. Si se presenta una crisis parcial simple el niño se dará cuenta de lo que sucede y lo recordará cuando la crisis termina; si presenta una crisis parcial compleja entonces el niño perderá la conciencia.

En ocasiones el inicio de las crisis consiste en una interrupción brusca de la actividad del paciente (inmóvil y con la mirada perdida), lo que marca el inicio del periodo de la crisis, en ese momento la persona es incapaz de responder a órdenes verbales o visuales.
Pueden estar acompañadas por alteraciones de la visión (ver luces), alteraciones del equilibrio (sensación de mareo, caída), alteraciones sensoriales (que se duerma o entuma una parte del cuerpo), alteraciones autónomas (enrojecimiento de la cara, sudoración o piel de gallina) y trastornos del olfato (percibir diferentes olores) o del oído (escuchar falsos sonidos); afectivas como presentar alteraciones de la conducta (como por ejemplo miedos).

2. Crisis (epilépticas) generalizadas.

Si el mal funcionamiento produce una descarga anormal de todo el cerebro, entonces se perderá la conciencia y la persona podrá desmayarse sin saber lo que ocurre durante la crisis. Se puede acompañar por la presencia o ausencia de movimientos.
La crisis se presenta de manera fulminante sin ninguna advertencia y el paciente pierde la conciencia, el aire es forzado a salir bruscamente a través de las cuerdas vocales produciéndose un grito o sonido, el paciente cae al suelo.

Se aprecia un color violáceo en la piel, posteriormente se sigue la fase clónica caracterizada por movimientos o sacudidas de todo el cuerpo, en particular las extremidades, hay otros signos como sudoración excesiva, dilatación de la pupila, pulso lento inicial y luego acelerado al progresar la convulsión, junto con salivación.
Todo este proceso puede durar de dos a cinco minutos.

¿Por qué se presenta la epilepsia?

Existen muchas causas que nos pueden llevar a que un niño tenga crisis epilépticas. Se puede relacionar con los siguientes factores:

1. Complicaciones durante el embarazo.
2. Falta de oxígeno al nacer o daño cerebral.
3. Infecciones en el cerebro.
4. Lesión o cicatriz cerebral.
5. Traumatismo de cabeza graves que provocan lesión cerebral.
6. Tumores cerebrales.
7. Enfermedad de las arterias cerebrales (problemas circulatorios o del corazón)
8. Crisis febriles complejas, es decir con más de 15 minutos de duración y con presentaciones de menos de 24 horas entre una y otra crisis febril.
9. Malformaciones cerebrales congénitas.
10. De causa genética o hereditaria.

Factores desencadenantes de crisis que pueden evitarse

  • Existen factores físicos o ambientales y ciertas actividades que pueden desencadenar una crisis epiléptica. Podemos evitar o controlar algunos de ellos.
  • Olvidar tomar el medicamento antiepiléptico: Aun si se olvida sólo una dosis se puede presentar una crisis epiléptica. Es muy peligroso dejar de tomar medicamentos repentinamente.
  • Medicamentos agregados: Algunos medicamentos para gripe, insomnio y dieta que se toman junto con los antiepilépticos pueden originar una crisis, debido a algunos de sus ingredientes.
  • Alimentación inadecuada: Los niveles muy bajos de sodio, glucosa, calcio o magnesio disminuyen el control de las crisis.
  • Sueño escaso: Los patrones de sueño se relacionan con la actividad eléctrica del cerebro, por lo que dormir menos puede provocar la crisis epiléptica o intensificar la presentación en su tiempo o duración.

Recomendaciones

  • Si olvida alguna dosis tómela en cuanto lo recuerde sin interrumpir el ritmo de la medicación para los días siguientes.
  • Evite aquellas cosas que le puedan causar una crisis, tales como estrés, falta de sueño, tomar alcohol.
  • Coma alimentos saludables (frutas frescas, verduras, carne, pescado y pollo).
  • Conozca sus medicamentos y tómelos según estén indicados
  • Visite periódicamente a su médico.
  • Anote en un calendario la frecuencia de las crisis y si las ha relacionado con algún factor desencadenante.
  • Pregunte a su médico las actividades físicas o deportivas que puede realizar.
  • Las crisis epilépticas se pueden controlar siempre y cuando siga las instrucciones de su médico, administrando la dosis del medicamento en forma adecuada y llevando una vida saludable.

Diagnóstico de la epilepsia

Existen diferentes enfermedades que pueden confundirse con epilepsia. Recordemos que sólo el médico especialista en neurología está capacitado para llegar a un diagnóstico preciso.

El diagnóstico es fundamentalmente clínico, incluye la historia clínica basada en la información que brinda el paciente al médico, por lo cual se requiere una descripción detallada proporcionada por éste y sobre todo por un familiar.

  • El método más utilizado para confirmar el diagnóstico es el electroencefalograma
  • Este estudio es el registro gráfico de la actividad eléctrica del cerebro, nos permite observar el registro de las señales eléctricas de las células del cerebro, orientándonos a ubicar dónde se encuentra la lesión. Es muy importante recordar que para realizar el estudio de electroencefalograma se deberá contar con una receta médica que especifique debidamente el estudio para tomarlo, así como hacer notar que durante el estudio se realice ruido o bien presencia de luces, todo lo que el médico desee descartar o verificar para que aparezca la crisis o bien encontrar el estudio lo más correcto y real posible.
  • También se realizan estudios que nos ayudan a complementar la causa de la epilepsia como exámenes de laboratorio, tomografía y, en algunas ocasiones, resonancia magnética, espectroscopía, entre otros estudios que considere conveniente su médico neurólogo.

Tratamiento

Existen muchas formas de tratar la epilepsia, los tratamientos actuales pueden controlar las crisis hasta en el 80% de las personas.

Existen varias formas de tratar las crisis:

Medicamentos antiepilépticos

  • Mediante estimulación vagal
  • Mediante cirugía de epilepsia

Es importante que acudan periódicamente a su médico, ya que es la persona indicada para iniciar un tratamiento adecuado y oportuno.

¿Qué hacer cuando una persona tiene una crisis epiléptica?

Mantenga la calma

Cuando la crisis se ha iniciado no se puede detener. No luche con la persona ni trate de contener sus movimientos. En la mayoría de los casos la crisis dura de 2 a 3 minutos.

Despeje el área alrededor

Retire los objetos cortantes, puntiagudos o duros con los que se pueda lastimar la persona. Coloque un objeto suave como una almohada o prenda de vestir doblada debajo de su cabeza para que no se golpee.

No trate de colocar ningún objeto sobre los dientes

Si la persona tiene la boca fuertemente cerrada no trate de abrírsela, pues podría lastimarlo o sufrir una mordedura en los dedos.

Voltee la cabeza de la persona hacia un lado y acuéstelo de costado

Afloje su ropa

Al voltearle la cabeza permitirá que la saliva u otro líquido de la boca fluya con facilidad y no se atragante.

No se alarme

Si la persona deja de respirar y se le ponen los labios morados, no se asuste, esto dura muy poco tiempo y no se necesitan maniobras de resucitación, ni respiración de boca a boca, esto es pasajero y se quita en algunos segundos.

Observe cuidadosamente las acciones y movimientos del paciente durante las crisis

A fin de que pueda explicárselos detalladamente. Esto servirá para que el médico conozca las características de la convulsión y determine modificaciones en el tratamiento.
No proporcione alimentos ni bebidas
Hasta que se recupere por completo.

Permita que descanse

Algunas personas presentan dolores de cabeza o musculares, náuseas o vómitos después de la crisis. Sea comprensivo y amigable, cuando el paciente se recupere de la crisis, ya que puede sentirse intranquilo y nervioso.

Recuerde es muy importante aclarar cualquier duda con su médico

Fuente: teleton.org

Pin It on Pinterest

Share This