Saltar al contenido

Cómo adaptar autos para personas con discapacidad

Cómo adaptar autos para personas con discapacidad

Uno de los grandes problemas que debe enfrentar la persona con discapacidad en la mayoría de países y que espera ser atendido es la dificultad para movilizarse, sin embargo, el mercado internacional ha empezado a ofrecer una serie de soluciones en la modificación de vehículos adaptándolos a las condiciones de cada persona con discapacidad.

El que una persona esté acostumbrada a usar una palanca como acelerador y freno, en vez de dos pedales, no quiere decir que no cuente con la capacidad para conducir en el tránsito, sino que está aprendiendo a conducir con estructuras y mecanismos distintos.

Lo anterior, es el principio para trabajar en el diseño, desarrollo y adaptación de las diversas herramientas de conducción, en los vehículos para personas con discapacidad.

Dependiendo del tipo de discapacidad, las personas pueden conducir un automóvil adaptado a la dificultad que cada uno presenta. Y quizá, ésta sea una de las etapas más complicadas de implementar, pero no imposible de resolver.
Es importante resaltar que la modificación de un automóvil debe hacerse con un especialista, no se recomienda adaptarlo uno mismo, ya que no se cuenta con la herramienta, tecnología y conocimientos necesarios para llevarlo a cabo, y podemos poner en riesgo la salud y la vida del conductor y terceros.
Entre las adaptaciones más comunes en el mercado encontramos:

Unidad de Control Manual, esta adaptación permite conducir un vehículo a personas que carecen de movilidad en sus extremidades inferiores. Este sistema consta de un doble dispositivo que transforma los mandos de los pedales de acelerador y freno, en un mando manual, el cual consiste en una palanca ubicada detrás del volante que es operada con una sola mano.
El acelerador funciona a través de un mango que es instalado en el exterior de la palanca, como el freno de las motocicletas y el frenado es proporcional a la presión ejercida sobre la palanca.

Para instalar este sistema, no es necesario cambiar las características del vehículo, el único requisito es que el auto cuente con transmisión automática.
Adaptación de puertas; otro gran obstáculo con el que se encuentran las personas con discapacidad a la hora de conducir, es el ingreso a su vehículo. Para superarlo, se ofrecen los sistemas de puertas de apertura opuesta. Además, es posible agregar la adaptación de un sistema de elevador automático colocado por debajo del vehículo, unido a la apertura y cierre automático de las dos puertas, logrando que el conductor pueda disfrutar de un acceso totalmente independiente a su auto y conducirlo sentado en su propia silla de ruedas.

Controles electrónicos; mediante una palanca tipo Joystick, es posible controlar todos los movimientos del vehículo, aunque son excesivamente caros y muy complicadas de instalar.

Tablas de madera o plástico; sirven para que el conductor pueda entrar o salir del vehículo. Éstas se colocan entre la silla de ruedas y el asiento del automóvil pudiendo retirarse sin mayor problema.

Sillas de ruedas motorizadas eléctricas; se adaptan al vehículo retirando el asiento original y colocando mecanismos para recibir al asiento de la silla eléctrica y liberándose del mecanismo eléctrico.

Otras modificaciones comunes son: adaptación de rampas para el acceso de sillas de ruedas, retiro de los asientos para mayor comodidad, inversor de intermitentes, cambio de luces al pie, embrague automático, cambio de velocidad en el volante, elevación del techo para que entre una persona en su silla de ruedas y alargamiento de pedales, entre otros.

Para muchas personas con discapacidad, no contar con licencia ni mucho menos con un vehículo, conducir un auto significa dar un paso adelante en su calidad de vida, ya que pueden desplazarse con mayor comodidad e independencia.

Escrito por: Giovanna Ferreyra

Fuente: noticias.ve.autocosmos.com

Pin It on Pinterest

Share This