ads

Share This Post

Amor y discapacidad historia de Dana y Mike

Historias de amor y discapacidad: Dana y Mike matrimonio y lesión medular 

Dana Brown Ritter es productora de un programa de noticias para la televisión, también es ama de casa y cuidadora. Su esposo Michael es desarrollador web, ama de casa y paseador de perros, son una joven pareja, amantes de la vida,  aún cuando esta pueda presentarles algunos retos. 

Algunos de estos retos tienen que ver con el hecho de que Michael es tetrapléjico con una lesión de nivel c5 / 6 (paralizado desde 1994) tras haber sufrido un accidente practicando gimnasia a la edad de 17 años.

En las siguientes lineas, Dana nos brinda un relato bastante sincero de lo que es llevar una vida en matrimonio con una persona con algunas complicaciones físicas, demostrándonos que cuando el amor hacia una persona es tan grande puede superar todas las barreras.

 Lesión Medular: La perspectiva de una esposa

Hace dos años, me casé con el hombre de los más bellos ojos azules que pude encontrar.
Él es inteligente. Es divertido. Él es dulce. Él es guapo. Y me entiende.

Él hace todo esto, desde una silla de ruedas. Cuando Michael tenía 17 años de edad él se rompió el cuello en un accidente de gimnasia. Es un tetrapléjico C5/C6, paralizado del pecho hacia abajo, con un uso limitado de sus brazos y manos.

No estoy segura lo mucho que mi punto de vista como esposa de un hombre con una lesión medular
de la columna vertebral varía de la esposa de otro hombre, porque esto es todo lo
he conocido, pero aquí va.
Sin duda hay mucho que acostumbrarse. No todos estarán de acuerdo con esta evaluación, pero para mí, como nos asentamos en el primer año de matrimonio, de alguna manera sentimos que teníamos una tercera persona en el viaje.

Esa tercera persona siendo la discapacidad de mi marido: las necesidades especiales que tiene, el equipo que requiere, y la paciencia y el esfuerzo necesariode mi parte para darle cabida. La trampa fue, a diferencia de una persona real, la discapacidad no se comunica. No se puede razonar con ella. No puede comprometerse. No puedes tomar turnos. Sólo tienes que quitarte del caminocuando va a cierta dirección. Cuando te frena, sólo tienes que frenar. Cuando seenloquece y cambia tus planes a causa de un mal funcionamiento del cuerpo o del equipo, tienes que ir con su flujo. No importa si estás enfermo o cansado, o si necesita un descanso. Debe ser atendido a primera hora de la mañana, a última hora de la noche, y cuando quiera. A menudo no se puede “priorizar” o manipular.

Este fue un ajuste importante, especialmente para una maniática controladora como yo. Porque con otras situaciones de la vida, puedes planear con anticipación, puedes trabajar más, pensar más rápido, más inteligente, y salirte con la tuya.
Ser la esposa de alguien con una lesión de la médula espinal puede proporcionaruna gran perspectiva. No hay nada como despertarse todos los días al lado dealguien que no se puede mover y darte cuenta que lo que temías o tienes miedo ese día en particular, en realidad no importa. Pero, si no tienes cuidado, la “perspectiva”puede hacer que te sientas que no tienes importancia.
Me enteré, no tan rápido, pero con el tiempo, a no tomar la tercera persona”personalmente.” Tomó tiempo. Y un montón de amor de un esposo que no estaba dispuesto a dejar a su discapacidad tragarse a su esposa.
Es un cliché, pero realmente la comunicación es la clave. La comunicación es claveen cualquier matrimonio, pero en un matrimonio donde una gran parte de la actividad física recae sobre uno de los cónyuges, debido a una discapacidad, la comunicación es el pegamento que los mantiene unidos.

Así como es importante para la gente físicamente capaz, el cuidado del cónyugepara asegurarse de que todas las necesidades del compañero con discapacidad se cumplan, es importante para el cónyuge con discapacidad de asegurarse de que el cuidador se cuida.
Hay mucho apoyo que puedes dar, incluso si tienes una lesión en la médula espinal.Mi marido ha encontrado docenas de soluciones creativas para contribuir. Sus piernas pueden no trabajar, pero sus oídos sí. Él es un excelente oyente.
Ha habido momentos en que me he sentido tercera en la línea en este matrimonio, detrás de él y de su incapacidad. Porque él fue capaz de verme y escuchar mi punto de vista, fue capaz de cambiarlo. Para darme cuenta de que somos un EQUIPO. No hay nada que ninguno de nosotros hizo para merecer esto. No es culpa de nadie.Pero ninguno de los dos está en esto por sí solo. Estamos en el mismo equipo.

Formar parte de un equipo es poder. Cuando estás débil, el otro está fuerte. Dos cabezas piensan mejor que una. Otro cliché, pero todo eso es cierto. Y cuando estás tratando con un comodín cabeza dura no comprometedor de una tercera persona,necesitas tanta energía en el equipo como puedas conseguir.

Mi marido y yo escribimos un blog sincero acerca de nuestra vida que se llama ”Love Like This Life.” Escribimos sobre la vida, el amor, la fe, el trabajo y la discapacidad. Nos ponemos por ahí con la esperanza de que vamos a conectar con otras personas y alentarlos a lo largo del camino. Ven a aventurarte junto connosotros!

Fuente: rehabilitandohonduras.com

Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN

Comparte para ver el contenido completo