Alzheimer signos y señales de alerta

Alzheimer signos y señales de alerta. El Alzheimer es la forma más común de demencia entre las personas de edad avanzada, la demencia es un trastorno cerebral que afecta y dificulta gravemente la capacidad de las personas de realizar sus actividades cotidianas.

La enfermedad de Alzheimer comienza lentamente:

Primero afecta las zonas del cerebro que se encargan de controlar el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Las personas afectadas por el Alzheimer tienen dificultad para recordar cosas que ocurrieron recientemente, incluso se les dificulta recordar los nombres de personas que conocen.

Alzheimer signos y señales de alerta

Un problema relacionado, el deterioro cognitivo leve, causa más problemas de memoria que los normales en personas de la misma edad.

Muchos, pero no todas las personas con deterioro cognitivo leve, desarrollarán la enfermedad de Alzheimer.

Con el paso del tiempo, la enfermedad de Alzheimer empeora. Los afectados pueden no reconocer a sus familiares o presentar dificultades para hablar, leer o escribir.

Las personas con Alzheimer pueden incluso olvidar como cepillarse los dientes o peinarse el cabello.

Mientras la enfermedad progresa, pueden volverse ansiosos o agresivos o deambular lejos de su casa.

En las etapas finales de la enfermedad, los pacientes requerirán de cuidados totales. Esto puede ser causante de mucho estrés en los familiares que se encargan de sus cuidados.

La enfermedad de Alzheimer suele presentarse después de los 60 años y aumenta el riesgo a medida que la persona envejece.

Existe un mayor riesgo si hay antecedentes familiares.

No existe un tratamiento que pueda detener la enfermedad. Aunque algunos fármacos pueden ayudar a impedir por un tiempo limitado que los síntomas empeoren.

Alzheimer signos y señales de alerta

Cada individuo puede experimentar una o más de estas señales a grados diferentes. Si usted nota cualquiera de ellas, favor de consultar a un médico

Pérdidas de memoria

Olvidar ocasionalmente una cita, el nombre de un amigo o un número de teléfono y acordarse más tarde resulta un fenómeno normal. En cambio, un persona que padece Alzheimer se olvidará con frecuencia de acontecimientos recientes e importantes, de los que no se acordará nunca más.

Dificultades en las tareas diarias

En el marco de nuestras actividades cotidianas, nos pasa a todos que podemos distraemos, pero nos las arreglamos. Sin embargo, una persona con Alzheimer ya no será nunca más capaz de escribir, cocinar, pelar verduras, abrocharse la chaqueta, etc.

Problemas del lenguaje

A veces resulta difícil encontrar la palabra adecuada. Una persona con Alzheimer perderá la capacidad de acabar sus frases o las sustituirá por palabras inadecuadas. Por tanto, resulta difícil para los demás entender lo que dice.

Desorientación en el espacio y el tiempo

Puede pasar que olvidemos momentáneamente el día de la semana o incluso a dónde vamos. Pero, una persona que padece Alzheimer puede pensar que está en otra estación del año, en otro año ya pasado o perderse en un lugar conocido, porque no sabe cómo ha llegado allí, ni cómo entrar en su casa.

Juicio debilitado

A veces, cuando no nos sentimos bien, esperamos un tiempo antes de hacérnoslo mirar, pero si los signos continúan o empeoran, acabamos por ir al médico. Una persona con Alzheimer no se alarma por la gravedad de sus dificultades, incluso las banaliza, lo que inquietará a su entorno. Por otra parte, una persona que padece Alzheimer ya no es capaz de juzgar con coherencia una situación y podrá tomar decisiones inadecuadas.

Pérdida de nociones abstractas

Al envejecer, a una persona le puede resultar difícil adaptarse a nuevas técnicas. Una persona con Alzheimer ya no puede comprender lo que representan las cifras, ni lo que debe hacer. Hay muchos que quieren gastar cantidades desorbitadas que, de otro modo, no hubieran gastado nunca.

Pérdida de objetos

Todo el mundo puede perder en algún momento el monedero o las llaves. Pero una persona con Alzheimer guardará las cosas en lugares totalmente inadecuados (la plancha en el congelador o un reloj en el azucarero, por ejemplo).

Cambios de humor

A todos nos pasa que, a veces, estamos tristes o decaídos. Una persona con Alzheimer puede cambiar de humor muy rápidamente (de la tranquilidad a los lloros o al enfado) sin motivo aparente.

Cambios de personalidad

La personalidad de cada uno puede cambiar un poco con la edad. En una persona que padece Alzheimer se pueden observar cambios muy pronunciados; por ejemplo, una persona que era abierta y confiada puede que pase a ser cerrada y desconfiada. En lo que se refiere a posibles cambios, también contamos la apatía, el miedo y los comportamientos difíciles.

Falta de entusiasmo

A todos nos ha pasado, en algún momento, que nos hemos cansado de las tareas domésticas, el trabajo o nuestras actividades sociales, pero la mayoría de la gente rápidamente vuelve a recuperar el entusiasmo. Una persona con Alzheimer se hará pasiva con mayor rapidez, pero sin presentar un cuadro depresivo. Incluso perderá el interés por los acontecimientos importantes.

Temas relacionados


Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Share This